Usar de forma correcta los recursos energéticos del planeta, naturales o desarrollados por el ser humano, debe ser un hecho prioritario en cualquier hogar, establecimiento industrial o comercial. No solo por el impacto económico sobre el presupuesto y las estructuras de costos de productos y servicios, sino también para contribuir con la sustentabilidad y sostenibilidad